alquilar_moto_vacaciones

10 consejos infalibles para alquilar (con éxito) una moto en vacaciones

Ir de vacaciones y alquilar un coche para conocer el lugar de veraneo es una opción muy extendida sobre todo cuando el viaje incluye desplazarse en avión. Lo que quizás mucha gente no sabe es que hay ciudades en las que es mejor aparcar el coche… también el de alquiler.

Todavía recordamos a un compañero que hace un par de años se fue a pasar una semana a Dubvronik, alquiló una casita en las afueras y un coche para ir y venir con comodidad. La primera recomendación que recibió fue olvidarse del coche de alquiler y optar por el transporte público al menos para llegar al centro.

¿La razón? Una circulación caótica, atascos everywhere, falta de aparcamiento gratuito y precios desorbitados para el de pago. Echando cuentas, lo que en principio parecía barato, le acabó saliendo muy caro.

En estas ocasiones, pensar en alquilar una moto en vez de un coche tiene sentido. No tanto ya por el precio (que también), sino porque sin duda será mucho más práctico para casi todo. Además, quizás habías planeado una ruta motera en un país extranjero y trasladar la tuya se te sale de madre. ¿Por qué renunciar a ese plan si puedes alquilar una moto y tirar millas?

Lo que sí necesitas son algunos consejos para no meter la pata o no caer en letras pequeñas que puedan amargarte las vacaciones. Nosotros hemos reunido 10 para que alquilar una moto se convierta en el acierto del verano. ¡Toma nota!

Coteja que con tu carnet de moto puedes pilotar en el país de destino

A veces damos por supuesto que lo que podemos hacer en nuestro lugar de origen es extensible a los demás y no tiene por qué. ¿Te has planteado que quizás con tu carnet de conducir B no puedas pilotar una moto de 125 cc fuera de España? Tranquilidad.

Podrás hacerlo en cualquier país de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo (Noruega, Islandia y Liechtenstein), además de aquellos que estén adheridos a la Convención Internacional de Ginebra.

Para todos los demás casos, sácate el Permiso Internacional de Conducir. Este carnet es aceptado en prácticamente todos los países del mundo, y te permitirá pilotar siempre que también lleves tu pasaporte y el permiso español en vigor. El trámite puedes hacerlo a través de la Sede Electrónica de la Dirección General de Tráfico o presencialmente en cualquier Jefatura de Tráfico. El trámite cuesta algo más de 10 euros.

Infórmate del estado de las carreteras antes de llegar y alquilar

Quizás en un coche no es tan importante, pero con una moto, el estado de las carreteras que vayas a pisar es importante. Ten en cuenta también que serán vías por las nunca antes has transitado y, por tanto, tendrás que pilotar con un plus de tensión al menos los primeros días.

Contar con información para adelantarte a los posibles problemas nunca te hará daño.

De hecho, te ayudará a escoger el tipo de moto que necesitas (scooter, trail, deportiva). Incluso a descartar la idea de alquilar una moto si lo ves muy complicado o, si comparando la flota de motos existente y las carreteras, la cosa no te cuadra del todo.

Cuida el equipamiento

En vacaciones tendemos a relajarnos y, además, hay cierta imagen idealizada sobre el uso de motos en verano que no ayuda demasiado.

Chanclas, tablas de surf encima, gente con pantalones cortos, sin guantes, con gorritas en vez de casco de moto… El catálogo de burradas es amplio y solo te pedimos que no caigas en estos tópicos por tu seguridad.

El casco es obligatorio y, por tanto, cualquier empresa de alquiler te dará uno. Revísalo a conciencia. Hacerte con unos guantes es una idea 10, además de procurar pilotar siempre con ropa y calzado adecuados. Hay servicios de alquiler de equipamiento motorista. No dudes en contactar con ellos.

Si te dan la moto encendida, apágala y vuelve a encender

Es la mejor manera de que no intenten colarte una burra vieja. Podrás comprobar tú mismo cómo arranca o, por ejemplo, que no tenga problemas eléctricos.

Ojo a los precios gancho por alquilar una moto en vacaciones

Junto a las fotos, si hay algo de lo que nos gusta presumir es de lo barato que nos ha salido todo en vacaciones. El vuelo, el hotel, la comida, alquilar una moto o un coche… Si eres de los que se te queda cara de bobo porque no encuentras esos superprecios por ningún lado, bienvenido al club.

En cualquier caso, las ofertas muchas veces esconden sorpresas y lo peor es que no somos conscientes. Es fundamental cotejar precio y coberturas antes de llegar a la ventanilla a recoger las llaves.

Bajo nuestro punto de vista, hay dos preguntas fundamentales: ¿qué pasará si me quedo tirado? y ¿qué pasará si tengo un accidente?

Para responderte, mira el apartado de preguntas frecuentes de la empresa en cuestión y llama o escribe si no te queda claro.

Hay rent a car en los que puedes reservar y cancelar sin gastos en un periodo de tiempo. Úsalo si encuentras algún chollo, pero siempre asegúrate de que lo barato no te acabará saliendo caro.

Haz fotos de la moto y del casco

En el mismo momento en que te entreguen las llaves, y sin moverla ni un milímetro de donde esté, haz fotos a la moto y al casco por si acaso.

No será la primera vez que alguien se queda sin la pasta del depósito por rayones o desperfectos que no entiende.

Además, haz una comprobación de los elementos principales: neumáticos, funcionamiento de las luces, estado de la cadena, tensión, suspensiones, asiento, kit de transmisión, etc.

Alquilar una moto lejos del centro no siempre sale bien

Es uno de esos consejos que nunca sabemos si es del todo acertado, la verdad. La leyenda dice que puedes encontrar mejores oportunidades en zonas más alejadas, pero tenemos dudas de que la falta de competencia avive una cierta guerra de precios.

Es decir, en el centro de las ciudades turísticas suele haber más empresas de alquiler y más rotación de vehículos lo que favorece la variedad de ofertas.

Lo mejor es que compares y, sobre todo, te plantees cómo va a ser el servicio en el peor de los escenarios: un accidente o una caída con consecuencias graves.

¿Pagar con tarjeta de débito? Quizás no es la mejor opción

Seguro que te ha pasado alguna vez. Alquilas un coche o una moto, te exigen una tarjeta de crédito y te retienen una cantidad de dinero bastante importante hasta casi una semana más tarde de haber vuelto de vacaciones.

A todos se nos encoge un poquito el estómago, pero, ¿hay posibilidad de rebelarse y pagar con tarjeta de débito?

El comparador financiero HelpMyCash ha realizado recientemente un estudio en el que analiza las condiciones de las 10 empresas de rent a car más importantes dentro de España, Europa y Estados Unidos y parece peor el remedio que la enfermedad.

Puedes pagar con tarjeta de débito, pero no te librarás del depósito que, además, cargarán directamente en tu cuenta.

Esto supone que lo pagarás íntegro, aunque luego te lo devuelvan. No parece buen negocio, pero si prefieres hacerlo así has de saber que, dentro de España, tienes esta opción en 9 de cada 10 empresas.

En Europa, Reino Unido, Alemania Italia y Francia son los países con más facilidades para el alquiler a débito, mientras que en Estados Unidos, generalmente, la única manera de alquilar un coche será con una tarjeta de crédito.

Conclusión: lleva tu tarjeta de crédito, por si acaso.

Vigila los movimientos de tu tarjeta hasta un mes después de tu regreso

Aunque te parezca que las vacaciones quedan ya muy lejos, es conveniente que revises los cargos en tu tarjeta hasta un mes después de haber regresado. Esto incluye el alquiler de la moto, claro.

Trucos para ‘rascar’ algunos euros

Vaya por delante que no tenemos confirmación empírica de todos, pero los tips que te damos a continuación dicen que son útiles para rascar algunos euros a la hora de alquilar una moto y ya sabes que todo lo que sea ahorrar nos encanta:

Recoger y dejar la motocicleta de alquiler en el aeropuerto de llegada/salida.

Reservar con antelación especialmente en temporada alta.

Si tu trabajo te lo permite, elegir temporada baja para viajar y alquilar.

Si tienes menos de 25 años o menos de cuatro años de antigüedad en tu carnet, no ponerte como conductor/a porque es muy probable que pagues un suplemento. te lo permite, elegir temporada baja para viajar y alquilar.

Si recoges la moto por la noche o de madrugada es posible que pagues algo más.

Alquilar una moto más días suele salir más barato. Si solo la quieres para un par de días o recorrer el centro de una ciudad, quizás puedas arreglarte con una eléctrica. Infórmate sobre los servicios de motosharing y haz cuentas.

Llevar las cosas muy claras cuando te den las llaves. Ese momento suele ser el preferido por las empresas para venderte ‘extras’.

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede consultar la información básica de protección de datos aquí