area_madrid_central

¿Qué pasará a partir del 15 de junio con el área Madrid Central?

Este sábado,  15 de junio, se constituyen las nuevas corporaciones municipales salidas de las pasadas elecciones del 26 de mayo. La capital madrileña pasará a manos del tripartito PP, Cs y Vox peligrando así uno de los proyectos estrella de la ya ex alcaldesa de Manuela Carmena: el área Madrid Central, una zona de bajas emisiones en el centro de la ciudad que restringe el acceso al vehículo privado.

Cuando todavía no se cumple el primer año de rodaje de esta iniciativa, que entró en funcionamiento el 30 de noviembre de 2018, su supervivencia está en entredicho. Al menos, desde las tres formaciones conservadoras que nunca han visto con buenos ojos el cierre parcial y selectivo del corazón de Madrid al tráfico rodado. Con más o menos virulencia, ya han usado verbos como “reformar”, “revertir” o “eliminar” para referirse al futuro de esta medida cuyo objetivo es rebajar los niveles de contaminación, así como dar más espacio a peatones, ciclistas, transporte público y vehículos no contaminantes.

No obstante, ¿es posible dar marcha atrás al área Madrid Central por mucho que se empeñe el nuevo equipo de gobierno del tripartito PP, Cs y Vox? La asociación Ecologistas en Acción defiende los buenos resultados y amenaza con denunciar ante la justicia española y europea cualquier modificación de la norma. La ONG analiza cada mes la calidad del aire y ha confirmado con datos la eficacia de Madrid Central.

Riesgo de reactivación de multas de la Comisión Europea

Sus informes hablan de una reducción de la contaminación sin crear ‘efecto frontera’. Es decir, que los beneficios no solo afectan a esta área de 472 hectáreas, sino que ejercen un efecto positivo en todo el municipio. De hecho, y según datos oficiales del Ayuntamiento madrileño, durante el mes de mayo, 14 de las 24 estaciones de la capital presentaron los niveles más bajos de polución de la última década.

Si parece estar claro que ONGs y los partidos de la oposición en el Consistorio (PSOE y Ahora Madrid) darán la batalla la próxima legislatura para evitar que el área Madrid Central sea desmantelada, también hay que tener en cuenta la posible reacción de la Comisión Europea.

DECLARACIONES DEL TRIPARTITO

José Luis Martínez Almeida (PP)

«Vamos a revertir Madrid Central a la situación en la que se encontraba anteriormente y espero que los trámites administrativos concluyan lo antes posible».

Público

Begoña Villacís (Cs)

«Lo analizaríamos para ver con qué nos quedamos y con qué no. Es lo sensato, porque genera un gasto importante en los recursos de los ciudadanos y no te puedes pasar toda la vida revirtiendo cosas. No va a quedarse como está con Ahora Madrid, vamos a reformarlo».

El Periódico

Javier Ortega Smith (Vox)

«Vamos a dejarnos de demagogia y de poner trabas a la libertad de comercio y de movimiento (…) Vox dice no a Madrid Central por un Madrid de la libertad, de la bajada de impuestos y de la limpieza y buena gestión».

Europapress

El organismo europeo podría reactivar un proceso sancionador ahora mismo paralizado a España (se habla de 200 millones de euros anuales) que precisamente se evitó al poner en marcha zonas de bajas emisiones como Madrid Central.

Así, al dinero público empleado para hacer efectiva la medida (cambios en la red viaria, inversión en sistemas de vigilancia, nuevos aparcamientos, nueva señalética, campañas de información y publicidad, etc) habría que sumar la multa millonaria por parte de la Comisión. Un verdadero palo para las arcas municipales.

El argumento europeo es uno de los que más peso tiene para dejar el área Madrid Central tal y como está. El equipo de gobierno saliente insiste en que la iniciativa no es un capricho sino que forma parte de un plan obligatorio por normativa europea y estatal en materia de descarbonización y lucha contra el cambio climático.

Además, subrayan que la zona de bajas emisiones en distrito Centro cuenta con el beneplácito de Europa y está incluida dentro de la Ordenanza Municipal de Movilidad Sostenible. Quien se quiera ‘cargar’ el área Madrid Central deberá, por un lado, justificarlo primero y presentar después una alternativa fundamentada ante Europa. Por otro, tendrá que ‘tumbar’ y dejar sin efecto parte o toda la ordenanza municipal. Para esto hace falta mayoría absoluta y lo cierto es que no parece que vaya a ser una legislatura de grandes consensos.

El órdago de PP, Cs y Vox ha sido recogido por la prensa extranjera. En concreto el periódico The Guardian titulaba a finales de mayo que, de hacerse realidad, Madrid sería la primera gran ciudad europea que descarta una zona de emisiones cero. Al hilo de esta rotunda afirmación, cabe preguntarse: ¿Qué está ocurriendo, por ejemplo, en Londres, y por extensión en el resto de grandes urbes?

area_madrid_central1

¿Cómo regulan en Europa las zonas de bajas emisiones?

LONDRES

  • Londres tiene una Zona de Bajas Emisiones (LEZ) con una superficie que abarca 1.572 kilómetros cuadrados, activa 24 horas al día y que afecta principalmente a autobuses, camiones, furgonetas. Tienen que pagar entre 100 y 200 libras si no cumplen las condiciones medioambientales.
  • Dentro de la Zona de Bajas Emisiones (LEZ) hay otra Zona de Emisiones Ultrabajas (ULEZ). Los conductores de todos los coches contaminantes pagan una tarifa de 14 euros por cada día que accedan. Solo esta subárea ocupa más que todo Madrid Central.
  • Por último, la City tiene una tasa de congestión en la zona central de la ciudad desde hace 15 años que abarca un área de 21 kilómetros cuadrados. Cualquier vehículo que acceda entre las 07.00 horas y las 18.00 horas en días laborales paga actualmente 12 euros diarios. Los residentes obtienen un descuento del 90% sobre la tasa y las personas con discapacidad pueden circular gratis.

MILÁN

  • Al igual que Londres, la ciudad italiana utiliza el peaje para el acceso al centro de su ciudad que disfruta de una Zona de Tráfico Limitado desde 2008. Se supone que los beneficios de esta ecotasa (que van de 2 a 10 euros) se invierte en la mejora del transporte público.

ROMA

  • En Roma existen varias Zonas de Tráfico Limitado (ZTL) con diferentes horarios y condiciones.
  • La más restrictiva afecta al centro y está cerrada hasta las 18.00 horas de lunes a viernes.
  • Hasta esa hora solo pueden circular por la zona residentes, transporte público, motos, taxis, vehículos de alquiler con conductor y coches eléctricos.
  • Roma además cierra el tráfico las noches del viernes y sábado en ciertas partes del centro desde las 23.00 horas hasta las 03.00 horas.
  • Actualmente el Ayuntamiento trata de sacar adelante un proyecto con un modelo similar al de Londres en el que habría que pagar por acceder al centro.

PARÍS

  • Como en el caso español, París posee un sistema de etiquetas medioambientales con colores y números. Así las etiquetas verdes están reservadas para los vehículos limpios. El resto del parque se clasifica con números del 1 al 5, siendo el 5 los más viejos y contaminantes.
  • Los coches con distintivo 5 tienen prohibido circular por la ciudad de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 horas y, a partir del mes de julio, también estarán vetados los de la etiqueta 4.
  • Su zona de bajas emisiones (ZFE) cubre la mayor parte de la ciudad.
  • Además, durante el fin de semana gran parte del centro y amplias zonas de distintos distritos de la ciudad cierran el acceso a los vehículos.

BERLÍN

  • Gran parte de la ciudad de Berlín fue declarada hace años Zona Medioambiental y solo permite la entrada a aquellos vehículos que cumplan ciertas normas en cuanto a la emisión de gases. En concreto, solo los que lleven un distintito verde pueden circular por ella.

LISBOA

  • La capital portuguesa tiene su zona de bajas emisiones desde 2011 y abarca gran parte de la ciudad.
  • En la zona más céntrica solo pueden circular coches fabricados después del año 2000, mientras que la almendra que rodea al centro solo pueden entrar los posteriores a 1996.

ÁMSTERDAM

  • Cuenta con un área de bajas emisiones que afecta a casi toda la ciudad, aunque afecta únicamente a coches, motocicletas, furgonetas, taxis y autobuses que usen combustible diésel.
  • La idea es que en 2030 solo puedan entrar los vehículos privados y transporte público de cero emisiones.

ESTOCOLMO

  • También optaron por una tarifa a la congestión en 2007 que pagan todos los vehículos que entran y salen del centro de la ciudad de Estocolmo. El impuesto asciende a cerca de 7 euros y curiosamente es deducible en la declaración de la renta tanto para los usuarios privados como para los comerciales.
  • Hay excepciones. Por ejemplo, no hay tarifa los sábados, domingos, días festivos oficiales o la víspera de un festivo. Tampoco en el intervalo que va de 18.30 horas de la tarde a 6.29 horas de la mañana siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede consultar la información básica de protección de datos aquí